En la última bola lo durmieron

Guillermo Brown cayó ayer por la 12da. fecha del torneo Nacional ante Nueva Chicago por 1 a 0 en la última jugada del partido y volvió a retroceder en la tabla. El único tanto lo marcó Alejandro Melo. En la próxima fecha, los portuarios reciben a Crucero del Norte el domingo a las 11 horas.

Brown estaba haciendo un buen negocio en Mataderos con Nueva Chicago, pero defendió mal la última pelota del juego y perdió por la mínima diferencia.

En general, el equipo madrynense había realizado un buen partido, en el que dispuso de algunas situaciones que no concretó y si bien el local también creó un par, no había hecho pasar zozobras a Brown hasta la última, donde el local convirtió y agregó tres buenos puntos para seguir subiendo en la tabla.

Poco y nada pasaba en el juego en los minutos iniciales y recién hubo una chance a los 7’, cuando Figueroa no pudo cabecear bien tras centro de Manchot. El local, que tampoco había estado cerca del área de Brown, respondió con un remate de Giménez que Bilbao sacó al tiro de esquina.

Brown tenía el balón, lo distribuía con criterio y cuando iba por los costados, principalmente por izquierda, lograba crear peligro. Marinucci lo tuvo de media vuelta tras centro de Torres pero su envío fue directo al cuerpo del arquero local.

En el cierre del primer tiempo lo tuvo Brown; Moreno sacó un pelotazo para despejar y le quedó a Marinucci que ganó en velocidad pero cuando remató lo hizo incómodo y la tiró afuera.

El equipo portuario no sufrió situaciones en contra en los primeros 45’, controló a su rival lejos del arco de Bilbao y dispuso de un par de chances claras para desnivelar pero las desechó aunque en el balance hizo un buen primer parcial.

Chicago arrancó el complemento con otra postura. Se adelantó unos metros y metió a Brown en su área y Fattori exigió a Bilbao, que debió esforzarse para sacar por arriba. Guerra fue habilitado por Gómez y levantó el remate por encima del arco. 

Los portuarios respondieron con una buena maniobra que armó Torres y que no pudieron conectar Figueroa primero y Nieto después.

Brown equilibró el trámite del partido, que en los minutos iniciales había comenzado a favor del local, poniendo a los portuarios cerca de su área. Los dirigidos por Pancaldo corrigieron eso y volvieron a plantear el partido lejos de su arco, como había sucedido en el primer tramo del juego. El local encontró espacios y Gómez intentó desde afuera pero el balón se fue cerca del palo izquierdo de Bilbao. Otra vez Figueroa tuvo el gol de cabeza después de un centro de Marinucci, pero el arquero Minaglia la sacó por encima. Chicago tenía un poco más de resto y las variantes del técnico dieron resultado porque entre los ingresados Banduenciel y Melo lograron quebrar a Brown en el descuento. El primero armó la jugada y el segundo la empujó debajo del arco para darle los tres puntos al local.

Fuente: Diario Jornada